“Fichar jugadores… y personalidades!” por Manu Santos

Nos acercamos al final de una temporada, y a nivel profesional o semiprofesional, para clubes, directores técnicos y entrenadores, el final de una temporada supone (tras un par de días de desconexión en algunos casos…) el inicio de la siguiente.

Tras el trabajo de postemporada y evaluación del trabajo de los últimos nueve o diez meses, comienza la programación del nuevo curso que se iniciará en agosto-septiembre, y con ella, la planificación de la nueva plantilla que configurará nuestro equipo.

Este período es fundamental de cara a afrontar la temporada, y de los aciertos y errores en la elección de jugadores y configuración de plantilla, dependerá, en gran medida, el éxito al final de año.

A la hora de pensar en posibles jugadores, solemos tener en cuenta sus características técnicas, sus habilidades, sus puntos fuertes y sus debilidades. El análisis se suele centrar en si “tira”, “es atlético”, “puede tirar tras bote”, “tiene buen 1×1”, “tiene buenos hábitos defensivos”, etc.

Evidentemente, son características técnico-tácticas fundamentales para jugar al baloncesto, y para configurar una plantilla equilibrada en lo relativo al juego interior-exterior y al juego ataque-defensa, pero hay una serie de características que no se vislumbran tan fácilmente en vídeos o estadísticas, y que son tanto o más importantes a la hora de construir un EQUIPO, y a las que creo que deberíamos prestar más atención.

Se trata de características más cercanas a la psicología y la pedagogía, para mí de vital importancia, y que juntas pueden conformar algo así como un “coeficiente de entrenabilidad”, que se refiere más a las potencialidades de un jugador, que a las capacidades técnico-tácticas que posee a día de hoy.

Algunas de las características que conforman este “coeficiente de entrenabilidad” son:

  • Humildad para aprender: las personas no dejamos de aprender a lo largo de nuestras vidas, y los jugadores no son una excepción. Los jugadores dispuestos a dejarse enseñar, abiertos a que les corrijan, e incluso a modificar hábitos consolidados a lo largo de los años, tienen el primer paso dado para evolucionar y aportar más al equipo.

POPOVIC

En el polo opuesto están los jugadores que ven cada corrección como una ofensa personal o ataque directo y que creen que ya lo saben todo; éstos difícilmente podrán aprender algo.

  • Escuchar además de oír: relacionado con el nivel o la capacidad de atención, los jugadores con capacidad atencional y de comprensión valen su peso en oro. Son esos jugadores que sólo necesitan que les digan las cosas una vez.

Al otro lado, están los jugadores a los que en el último día de la temporada le corrigen lo mismo que en los nueve meses anteriores, algo que está cansado de OÍR, pero que en realidad nunca ha ESCUCHADO.

SISI

  • Asunción y aceptación de errores: vital para poder aprender y para la dinámica del grupo. Los jugadores que reconocen y asumen sus errores, están dando el primer paso para poder solucionarlos, para aprender. A nivel de grupo transmite y contagia humildad, empatía y favorece la cohesión del grupo, al dirigir la atención hacia la solución del problema y no hacia el responsable.
MAYORIAREALIDAD
La mayoría de los procesos de aprendizaje conllevan fases de ensayo-error. Asumir y afrontar los errores es el primer paso para aprender.

En el polo opuesto, los jugadores que no contemplan el cometer un error, escuchan las correcciones pensando en la excusa que tienen que dar, nada es su responsabilidad y siempre hay otro que no ha hecho su trabajo. A nivel individual son muy poco permeables al aprendizaje, y a nivel grupal son perniciosos, transmitiendo su egoísmo y transmitiendo al grupo la continua sensación de “búsqueda del culpable”.

  • Autoexigencia: bien entendida como la exigencia personal por mejorar y hacer bien las cosas por el mero hecho de hacerlas. Esa enorme motivación intrínseca que tienen algunos jugadores por alcanzar sus objetivos, que es un excelente motor diario para sí mismos y que suele contagiar al resto de sus compañeros.

Por otro lado, jugadores que se mueven única o principalmente por los agentes motivadores externos, como el dinero, la fama, etc., y que transmiten su egoísmo y su falta de compromiso al equipo.

TOMIC
El tenista australiano desperdicció un punto, jugándolo con el mango de la raqueta. Djokovic, que tiene muy buena relación con él, critica las formas de la joven promesa.
  • Energía: una característica personal que se transmite como la electricidad. Los jugadores con muy altos niveles de energía suelen tener un derroche individual extraordinario, pero además, tienen la capacidad para transmitirlo a sus compañeros, en entrenos y competición, con el valor añadido que eso puede suponer para el equipo.

LLUL

En la otra cara de la moneda, los jugadores que entran en la pista arrastrando los pies, a los que todo les supone un esfuerzo sobrehumano, y que acaban transmitiendo desidia y vagancia a sus compañeros.

  • Compromiso: fundamental para la ambición individual y la dinámica de grupo. Los jugadores comprometidos están dispuestos a dar su máximo en favor del equipo y sus miembros, sacrificarán otros aspectos deportivos por el bien del grupo, y al hacerlo son ejemplo y contagian a sus compañeros.

Los jugadores poco comprometidos suelen priorizar sus números, sus minutos, sus tiros, y acaban contagiando su egoísmo y falta de compromiso a los demás.

  • Saber competir: característica de algunos jugadores, que, mejores o peores, son excelentes competidores. Ante la competición sacan su mejor versión, rinden a su máximo nivel y aportan al equipo ese nivel de competitividad.

NOCIONI

En el otro lado, los jugadores que rinden mucho mejor entrenando que jugando y a los que la competición les supone un evento estresante que le impide rendir a su nivel.

  • Liderazgo: es una característica personal que algunos jugadores tienen y que pueden llevar a sus compañeros y al equipo a alcanzar otro nivel. Suelen aglutinar muchas de las características citadas hasta ahora y además tienen habilidades comunicativas y personales que hacen que sus compañeros los tengan como referencia para todo. Suelen ser positivos, asertivos y con la capacidad de centrarse en la ejecución, en el “aquí” y en el “ahora”.

BULLS JORDAN

En el polo opuesto, nos podemos encontrar con “líderes negativos”, con habilidades para ejercer influencia sobre los demás, pero siempre en su propio beneficio y en contra de la cohesión grupal o el bien del equipo.

Estas características son más difíciles de contrastar a la hora de fichar a un jugador, pero cada día estoy más convencido de que son igual de importantes, si no más, que las características técnicas o tácticas, y su búsqueda es una tendencia al alza en la selección de personal en todos los sectores laborales.

COEFICIENTE

Tratar de entrevistar al jugador (en persona u online), hablar con entrenadores que los hayan entrenado, conocer su rol en equipos anteriores (capitán, por ejemplo) y conocer un poco su historia personal, puede ayudar mucho a dar con jugadores con un buen “coeficiente de entrenabilidad”.

Desde mi punto de vista, son aspectos y características que los entrenadores y psicólogos deportivos debemos trabajar y potenciar en los jugadores, con especial énfasis en los primeros años, pero también con deportistas profesionales que, por los motivos que sea, no han recibido esa educación deportiva.

Lo ideal sería fichar al mejor jugador posible y con el mejor “coeficiente de entrenabilidad”, pero si tuvieses que escoger…, ¿ficharías al mejor tirador o al mejor líder?¿darías preferencia a características técnicas o características personales?

Para terminar, quiero dar la enhorabuena a Tiro Libre SCQ por emprender en torno al basket, y por dar cabida a iniciativas en torno a este deporte, como este blog.

Agradecer también, por los tweets que ilustran esta entrada, a Darío Méndez, al que recomiendo que sigáis en Twitter (@damonmaluenda) y recomendaros también la lectura del libro “Todo se puede entrenar” de Toni Nadal, en el que se habla de todos estos aspectos, que no son deporte, pero que son imprescindibles en el deporte (y desde mi punto de vista, en la vida).

TODO SE PUEDE ENTRENAR

 

fichamanusantos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: