A ti – por Erea Hierro

A ti, querida. Que pasas cientos de horas en los pabellones igual que ellos. A ti, que dedicas gran parte de tu tiempo a formarte como profesional. Que no dejas de aprender, de tratar de dar pasos adelante. Que tratas de superar cada barrera que te encuentras por el camino. A ti, entrenadora, jugadora, árbitra, fisioterapeuta, directiva, periodista… siempre con peores condiciones y siempre un paso por detrás de ellos. Tú también entiendes de baloncesto, tú también amas esto.

A ti, querida. Que luchas contra todas las injusticias y desigualdades en un mundo donde te quieren hacer de menos. Que sueñas grande aunque apenas te dejen crecer. Que abres tus alas tratando de alzar el vuelo ante todo y ante todos…

A ti, igual de profesional que ellos, mejor que muchos que están arriba y con infinidad de cosas que aportar. No te dejan, no existes. Tu trabajo nunca es suficiente pero tú también sabes de sistemas de juego, tú también eres capaz de hacer una buena preparación física, tú también sabes emocionar con un buen artículo, tú también sabes mandar, dirigir, arbitrar… tú también sabes jugar al basket.

Hablemos claro. Hablemos de diferencias salariales, hablemos de estamentos, de rangos y de responsabilidades. Basta ya de artículos estúpidos sobre los looks de las deportistas. Basta ya de tener que ir fuera para tener oportunidades, basta ya de ocupar siempre los puestos de abajo, basta de desigualdades, basta de ocultar realidades.

Avanzamos sí, pero demasiado lento. No es suficiente y debemos alzar la voz porque la realidad es muy jodida. Mientras en cada logro deportivo de una mujer siga habiendo una discusión sobre su físico o su vida privada, mientras se abran debates sobre sus relaciones amorosas y la influencia de las mismas en los resultados. Mientras ellos sean héroes y a ellas se les pregunte cómo hacen para conciliar su vida familiar con la deportiva… mientras tengamos que seguir escribiendo para denunciar realidades sabremos que el trabajo aún no está hecho.

Milagro si alguna ocupa un lugar que roza el ridículo en algún periódico deportivo de tirada nacional. Milagro si alguna abre los deportes de cualquier canal de televisión, milagro si a alguna le dedican más de cinco minutos en horario de máxima audiencia.

Ojo si vamos con ropa cómoda para entrenar. Lo normal, vamos. ¡Qué poco femenina! Pero no te arregles ni te maquilles que igual estás buscando provocar de más y no se puede. Ojo si eres agradable en una entrevista, quieres tema. Cuidado si eres demasiado seca, eres una estrecha. Mide lo que dices, te vigilan con lupa. Ten cuidado con las decisiones que tomes, serás la primera señalada.

Cuidado si arbitrando te confundes en una decisión, cuidado si entrenas a un equipo masculino y no logras el éxito esperado y cuidado si se lesiona un jugador después de tu trabajo de preparación física. Serán más crueles contigo.

Falta visibilidad y tenemos poca repercusión social. Los medios no hablan de nosotras porque dicen que no vendemos pero eso no es verdad. No nos dejemos engañar. La sociedad consume lo que a los medios les interesa. Si ellos apuestan por nosotras, la gente empezará a interesarse y a disfrutar con el deporte femenino. Se crearán referentes, las niñas y niños verán que no sólo existen Gasol, Lebron o Pablo Laso. Seremos protagonistas. Se hablará más de Blanca Millán, Ana Montañana y Alba Torrens. Luchemos por estar, por ser noticia.

A ti, querida. A ti que me lees y te identificas con esto. A ti que no te dejan ser presidenta de un gran club, que no te dan la oportunidad de narrar un partido de basket, que no te dejan entrenar a un equipo profesional. A ti, que tuviste que emigrar para tener un sueldo digno. A ti, que cada día te preparas tus entrenamientos para un equipo mini, cadete o sénior. A ti, que muchas veces pensaste en tirar la toalla, que no te trataron justamente, que no te valoraron y que menospreciaron tu trabajo sólo te puedo decir una cosa:

Sigue luchando. Sólo así habrás ganado. Ten por seguro que llegará tu momento, nuestro momento y cuando ese día llegue, sabremos que todo el esfuerzo valió la pena.

Hazlo por cada compañera de equipo, por cada entrenadora, por cada periodista, por cada arbitra… hazlo por ti y demuéstrale al mundo que en el basket todavía nos queda mucho por decir.

Para Alex, Elena, Mariola y Gertru. Para Carolina, Isa Hernandez y Laura Estadella. Para Leti, para Gabi, Andrea, Judit y Núria. Para Blanca, Ana, Iria Romarís e Isa Sánchez. Para todas las que estáis día a día al pie del cañón.

Seguimos!

E6758_307324_ebook_Main.jpg
Primer partido de balonces femenino 1892
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: